miércoles, 22 de julio de 2009

La TDT avanza a cuentagotas

El apagón analógico llega hoy a Andalucía y Canarias, dos comunidades que hasta ahora no habían iniciado el camino hacia la televisión digital terrestre (TDT). De momento, el cambio tecnológico sólo afectará a los espectadores de Huelva, Córdoba y Las Palmas de Gran Canaria, poblaciones incluidas en la primera fase del apagón. Esta etapa debería haber concluido el pasado 30 de junio, pero se prolongará hasta el 31 de octubre. Se acumulan así cuatro meses de retraso respecto al calendario elaborado por el Ministerio de Industria.

En esta fase, las últimas provincias en despedir la televisión convencional serán Vitoria, Granada y Almería. Si las previsiones se cumplen, 5,3 millones de personas recibirán en noviembre, exclusivamente, los canales de TDT. Habrán entrado en la era digital.

Industria ha ampliado el plazo tras comprobar que nueve proyectos no cumplen actualmente las condiciones para el apagón: que la cobertura digital sea al menos igual a la que había en el sistema analógico y que el grado de conexión de los ciudadanos a la TDT sea suficiente. Industria asegura que, hasta ahora, más de tres millones de personas han dicho adiós a la vieja televisión.

Pero no en todas las zonas en las que ya se ha producido el cambio, las programaciones llegan a los hogares por la vía terrestre. Impulsa TDT (entidad constituida por las televisiones y el operador Abertis, con el respaldo de la Administración) ha repartido 2.400 receptores de TDT por satélite.

El satélite es el recurso más rápido y barato para que la televisión llegue al 100% de la población. Pero la distribución de aparatos con unas determinadas características técnicas sólo permite recibir las señales que difunde Abertis. Su más directo competidor, Astra, considera que la cesión de estos descodificadores (fabricados fundamentalmente por la empresa Televés) va contra la neutralidad tecnológica que propugna Bruselas.

De hecho, la Comisión Europea ha fallado en este sentido en varios casos. Uno de ellos afectaba al proyecto del Gobierno italiano de subvencionar -con 200 millones de euros- la compra o alquiler de descodificadores entre 2004 y 2005. La Comisión concluyó que estas ayudas significaban una "ventaja indirecta" y eran contrarias a la competencia porque tales receptores excluían el acceso a las señales por satélite. Además, Astra ha presentado una queja formal en Bruselas por entender que los 8,2 millones de euros que Industria aporta a las comunidades para extender la TDT en esta primera fase son una "ayuda de Estado" no compatible con el Tratado de la UE.

ROSARIO G. GÓMEZ / ELPAIS.com

0 comentarios:

Seguidores

Datos personales

  ©Template Blogger Writer II by Dicas Blogger.

SUBIR