miércoles, 1 de julio de 2009

TDT, la transición de terciopelo

TDT, la transición de terciopeloAsturias no registró apenas incidentes en el primer día de apagón analógico, con la desconexión de la vieja señal en el Naranco, San Pedro de Nora, Morcín y Tudela Veguín.

Al final, el temido apagón analógico tuvo poco de apagón y bastante de analógico. En Asturias, con la desconexión de la señal tradicional en los centros repetidores del Naranco y otros tres menores, en San Pedro de Nora (Las Regueras), Morcín y Tudela Veguín, apenas se registraron incidencias. La mayoría de los afectados, que el Principado estima en unos 40.000 ciudadanos, siguieron viendo la televisión con normalidad. Muchos no tuvieron que cambiar de tecnología porque disponen de señales digitales de pago. Los que no, hace tiempo que sabían que se quedarían sin señal, o lo descubrieron hace mes y medio al ver unos rótulos en sus pantallas que les advertían de la inminencia del apagón, y compraron un descodificador y se informaron de que la antena de la comunidad se había adaptado. Y los que sufrieron el apagón, en general, fue porque ya lo sabían y les daba igual o porque ya cambiarían otro día el equipo. De ahí lo analógico del problema.

Ricardo Paraje, al frente de un bar en la Argañosa, una de las zonas de Oviedo a la que más pudo afectar la desconexión del repetidor del Naranco pues junto a Vallobín, por su posición, les es imposible captar señal del gran centro del Gamoniteiro que cubre todo el área central asturiana, tenía la tele apagada. Sí, sin TDT. Pero sólo era porque los televisores nuevos, los del descodificador, pantalla plana, los tenía atrás. No lo había cambiado todavía. Además, también tiene Imagenio, así que la TDT, en su caso, es un sistema de urgencia. Admitía ayer que la zona tenía mala cobertura, y describía problemas en la TDT que se repiten en todas las zonas, afectadas o no por este primer apagón, pues los otros centros ya están emitiendo en digital y es posible ya captar esa señal. Esa casuística es del tipo «hay mala cobertura y la Sexta no entra», «de la TPA sólo se ve uno» o «Localia me entra por lo analógico».

En un portal vecino, otro usuario de la TDT afectado por el apagón y con las bolsas de la compra en mano aseguraba que llevaba más de un año con la nueva tecnología y sin problemas, con todos los canales, los 23 que funcionan en Asturias (bueno, en realidad hay uno más que se habilita para informaciones de servicio público, y faltan por entrar en funcionamiento los canales digitales locales, pero eso es otra historia). Eso sí, este vecino confesaba un pequeño problema. «Cuando llueve pierdo unos cuantos canales, y a partir del 14 ya no se ve».

En otro punto del barrio, Roberto Sabino, frutero argentino instalado en Oviedo, seguía con su viejo televisor al fondo, entre las cajas de fruta y las bolsas de patatas. ¿Pero, y el apagón analógico? «Sí, sí, se apagó al mediodía, pero entra, no sé, la andaluza o algo así». En realidad era la Etb, cualquier cosa con tal de tenerlo de fondo. Ningún problema. «Si alguien me regala una, pues la cambio, si no... En casa la tengo, pero aquí. Vos sabés, la tecnología es una cosa muy linda, pero si tenés que gastar plata en una época en que no hay... Pero, vamos, que todo el mundo tiene, sin problemas».

En la zona rural, el cambio se había producido también sin mayores traumas. De los cuatro centros cuya señal analógica se desconectó ayer en la zona central de Asturias, el de San Pedro de Nora, en las Regueras, es el único de titularidad regional, del Principado. Allí, encaramado a la iglesia prerrománica, el repetidor seguía dando señal, sólo que digital sin aparentes problemas para los vecinos.

Una señora, asomada a la ventana, explicaba que no veía la televisión porque estaba malina, pero que su hijo algo le había dicho, meses atrás, de que fue a comprar una cosa para la tele. «Y eso debió de ser». Unas cuantas casas más allá, el matrimonio formado por Benigno Menéndez, jubilado de la Seguridad Social, y Carmen Velázquez, «toda la vida trabajando desde que me casé con él», vivía la jornada del apagón como un día más, puesto a segar con el cortacésped. Dentro de la casa, normalidad en los aparatos. Benigno tiene Canal Satélite, y se veía el tenis.

En lo otro tiene metida la TDT y no coge todo lo que debiera. La TPA, por ejemplo, no le entra. Pero, curiosidades, sí le llega por la señal analógica. Ahí no se le ha desconectado.

Estas peripecias de los canales, que repiten una y otra vez los usuarios, tienen que ver, según Fenitel, la Federación de Instaladores de Telecomunicaciones, y así lo explicó ayer a este periódico tanto su presidente, Jaime Soto, como su director, Alberto Fuente, con la «debilidad» de la señal digital.

A diferencia de la analógica, la señal de la TDT sufre más al desplazarse por los cables que llevan la información de la antena a los aparatos. Y más si esa señal pasa de la toma principal de la casa a otras habitaciones. En general, cuanto más cable tenga que recorrer la señal y cuanto más viejo sea este cable, mayores problemas acabará dando. Eso tiene que ver con esos problemas en los que los usuarios se quejan porque en el salón ven los 23 canales de la televisión digital terrestre y en la cocina de la casa sólo llegan a coger media docena. La solución, cambiar el cable o amplificar la señal.

Chus NEIRA. La Nueva España.es

0 comentarios:

Seguidores

Datos personales

  ©Template Blogger Writer II by Dicas Blogger.

SUBIR